valores corporativos

Trabajar los valores corporativos es una de las tareas más complicadas de cualquier empresa. Por un lado, porque en ocasiones suelen quedarse en un cuadro muy bonito que cuelga en la recepción o centro de trabajo, sin especial calado en el día a día. Por otro, porque las organizaciones están en constante cambio, expuestas a rotación de personal, crecimiento de plantillas, reajustes de equipos, multiculturalidad… una realidad que hace necesario refrescar y trabajar de forma constante esos valores.

En nuestro caso, Grup Montaner se enfrenta a estos mismos retos y corre los mismos riesgos: quedarnos en el papel, desconectarlos de nuestro día a día, en definitiva, relegarlos a un segundo plano porque la operativa diaria ‘es más urgente’.

¿Cómo hemos logrado que los equipos los hagan suyos y estén integrados en nuestro día a día? Respuesta sencilla: ‘queriendo hacerlo de verdad’.

La respuesta parece fácil, pero sólo resulta sencillo traspasar esos valores del papel a la acción si Dirección General lo asume como tarea propia y como base para que el ADN de la compañía ayude a la consecución de los objetivos de negocio y el propósito empresarial.

En nuestro caso, en 2016 el Comité de Dirección trabajó para definir qué valores debían ser los 5 esenciales en nuestra organización. Un trabajo que se inició en Dirección, pero al que se invitó a participar a toda la compañía en grupos por área de conocimiento. El resultado, nuestros valores: ‘Integridad’, ‘Disfrutar’, ‘Efectividad sostenible’, ‘Calidad’, ‘Superación’.

Como comentábamos al principio, fue un ejercicio necesario, que sentó las bases teóricas, pero que se quedó en un ‘papel’. A pesar de que esos valores han estado presentes en las formas de hacer de la organización todo este tiempo, ha sido este año 2019 cuando hemos diseñado un plan específico para que todos los empleados/as tomemos consciencia de nuestros valores y lo realmente presentes que están en nuestro ADN.

¿Cómo aterrizar los valores corporativos en el día a día?

Las siguientes sugerencias para poder aplicar a tu empresa son acciones de nuestro plan de Valores que han funcionado y tienen un denominador común: ‘la coherencia’ para conseguir la credibilidad en la organización.

Implicación de Dirección General

Cualquier campaña interna que persiga un calado real en la organización no sólo debe estar esponsorizada por los máximos responsables de la compañía, si no que éstos deben ser ejemplo de participación. En nuestro caso, Joan Montaner, Director General de Grup Montaner, ha integrado en todos sus discursos públicos (internos y externos) los valores del grupo y se ha implicado personalmente infiltrándose como un empleado más trabajando durante una semana como operario en fábricas de nuestros clientes. Así mismo, todo el Comité de Dirección ha visitado centros de trabajo para conocer el día a día de los equipos.

Desempeño aplicando los Valores

Uno de los proyectos de los que estamos más orgullosos este año es el ‘Programa Impulso’. Con este programa, y en coherencia con nuestros 5 valores, hemos roto los esquemas tradicionales de evaluación del desempeño. Sí, Grup Montaner no evalúa a sus empleados, sino que impulsa el talento de sus equipos: hemos retado y animado a todos nuestros empleados/as de Estructura a ser los propietarios y líderes de su propio desarrollo. En base a una autoevaluación inicial basada en los valores del grupo, unos 100 empleados/as han decidido qué áreas les interesaba desarrollar y sus retos. La misión de cada jefe (y de Grup Montaner) es ayudarles a conseguirlos. Al ser un cambio cultural importante para todos (especialmente para los jefes, acostumbrados a ser ellos quienes evaluaban y fijaban los objetivos de mejora) hemos realizado sesiones de formación y acompañamiento, así como hemos implementado una plataforma online específica para que acompañe a todo el proceso. Los empleados se empoderan para definir su desarrollo dentro del grupo.

Clima laboral

Es fundamental medir cualquier acción y más si se trata de conocer el calado real que tienen los valores corporativos en la organización. Para ello, el cuestionario de la encuesta anual de clima laboral se adaptó con el objetivo de poder tener indicadores alineados a los valores.

¡Hazlo divertido! ¡Los Valores son para vivirlos!

A todos nos gustan más las cosas cuando nos lo pasamos bien experimentándolas. En nuestro caso, aprovechamos los eventos anuales como la Jornada Corporativa de Verano para trabajar nuestros valores: cada equipo representó a un valor en las actividades y combinamos momentos de reflexión con grandes momentos de diversión. La cena de Navidad es otro gran momento que poner al servicio de los valores.

valores-grup-montaner

Nuestro equipo durante un workshop que realizamos para trabajar los valores corporativos (Fuente: Grup Montaner)

¿Embajadores de valores? Sí, pero sólo si los viven en primera persona.

Identificar compañeros/as en la empresa que representan los valores y puedan transmitirlos es fundamental… pero sólo podrán hacer de ‘embajadores reales’ de dichos principios si lo viven en primera persona, los comparten y los pueden juzgar y criticar. Sin miedo, de forma libre, para poderlos adaptar a su día a día. En este sentido, durante el mes de septiembre, 15 embajadores (incluido el Director General) trabajaron en varios workshops para identificar cómo de bien o mal se estaban aplicando los valores y qué compromisos adquiríamos a partir de ahora. Puedes verlos aquí:

 

 

 

Los ‘gadgets’ ayudan a recordarlos

Todos tenemos prioridades mayores en el día a día que recordar los valores y su significado. Es un hecho. Por tanto, si facilitamos que los compañeros/as tengan a su alcance los valores en sus espacios de trabajo y en los materiales que reciben de forma periódica, conseguimos un refuerzo positivo sin ser invasivos. En nuestro caso hemos utilizado herramientas de comunicación como las redes sociales, las webs del grupo, el boletín interno de noticias (‘MontaNEWS’), los calendarios corporativos que estamos diseñando para el próximo año. Pero ¿y si, además, creamos un ‘gadget’ o elemento simpático que esté diseñado sólo para recordar los valores y además sea funcional? Con esta idea, los empleados/as de Estructura recibieron una taza en la que les rendíamos un pequeño homenaje a su labor de ‘Creadores de oportunidades’ con su caricatura personalizada y los valores corporativo. ¡Ahora, además, es fácil saber quién no ha lavado su taza en el comedor de la oficina!

¿Y ahora qué? El único secreto de cualquier mensaje que queremos que cale y se integre es la continuidad. Ahora, como grupo líder en Recursos Humanos, nos toca seguir aplicándonos todo lo que ya ofrecemos a nuestros clientes. Es un trabajo constante, no siempre sencillo, pero siempre gratificante.