“¿Qué es para ti la discapacidad?” Con esta pregunta abrimos nuestros talleres de sensibilización a nuestros equipos. Las respuestas, aunque normalmente se repiten o son muy parecidas, no dejan de sorprendernos, puesto que la mayoría de ellas reflejan más el miedo y desconocimiento de quién responde, que de la discapacidad en sí misma. Este hecho demuestra que la dificultad, a veces, se encuentra más en los ojos de quien la mira desde fuera, que en la propia persona que la vive.

Desde nuestro punto de vista, cualquier tipo de discapacidad es un reto. Un reto para la sociedad, ya que muchas veces no somos capaces de ver y mirar más allá de esta situación. La tendencia de dar por hecho lo que suponen las limitaciones; en lugar de fijarnos en las capacidades de las personas y su afán de superación, pueden llevarnos a cometer el error de perder a grandes profesionales. ¿Cómo? Cerrándoles la puerta a nuevas oportunidades antes siquiera de hablar con ellas.

Apostemos por la igualdad de oportunidades para personas con discapacidad

 

Aunque parezca que muchos hablan de igualdad y de oportunidades para todos/as, desafortunadamente, no siempre es así en la realidad. Las dificultades en las que se encuentra una persona con certificado de discapacidad en la actualidad para optar a un puesto laboral son reales.

En muchas de las entrevistas, la mayoría de las personas con discapacidad me lanzaban las mismas preguntas: ¿Debo decir que dispongo de certificado de discapacidad? Si es así, ¿me van a dar la oportunidad de mostrar mi valía?”.

En la oficina, dedicábamos horas a preparar un discurso elaborado para defender una trayectoria profesional y una formación que, en la mayoría de los casos, si el candidato/a no hubiera dispuesto de dicho certificado, no lo hubiéramos precisado. Lo curioso de la situación es que en muchos casos su condición no presentaba ninguna limitación para el puesto al que postulaba. La dificultad recaía en pasar el filtro del consultor/a.

Por otro lado, también pudimos observar que a muchos profesionales que se dedican a la selección de personal, les cuesta preguntar y abordar la discapacidad en una entrevista. En la mayoría de los casos, por miedo a incomodar, optan por no afrontarlo y, en realidad, no se dan cuenta de que están negando un puesto de trabajo por el hecho de no ofender. Curioso, ¿verdad?

Uno de los aprendizajes más importantes que hemos tenido a lo largo de estos años es que, desde nuestra posición de partners en Recursos Humanos, tenemos la oportunidad de mostrar a las empresas que hay que saber mirar más allá de un currículum acompañado de un certificado. Además de realizar mucha pedagogía en este sentido.

Desde Quality trabajamos para acompañar a todos nuestros candidatos en la búsqueda de su nueva oportunidad, así como para ofrecer a las empresas los profesionales adecuados para las vacantes que ofrecen analizando y valorando sus capacidades para desarrollar sus funciones.

Quality, la ETT de las nuevas oportunidades

 

Desde Quality, trabajamos para acompañar a todos nuestros candidatos/as en la búsqueda de su nueva oportunidad. Por ello, nos posicionamos como la “ETT de las nuevas oportunidades”. Porque nuestro objetivo es brindar, a cualquier persona, una solución laboral y que pueda desarrollarse profesional y personalmente.

En Quality también ofrecemos a las empresas, los profesionales adecuados para las vacantes. ¿Cómo? Analizando, comprendiendo y valorando las necesidades de cada posición, como también las capacidades de los/as postulantes para desarrollar sus funciones, sin discriminación alguna.

“La única discapacidad en la vida es una mala actitud” – Scott Hamilton.