Con la llegada de la pandemia a principios del año pasado, las empresas se vieron forzadas en muchos casos a apostar por el teletrabajo para mantener su operativa. Este hecho no hubiera sido posible si los/as empleados/as que tenían que trabajar en remoto no hubiesen tenido acceso desde sus hogares a los servidores internos de las empresas. Por este motivo es tan importante trasladar el espacio de trabajo a la nube o ‘cloud’, algo que en Grup Montaner ya veníamos haciendo desde hace años, pero que el Covid-19 ha reforzado a nivel global.

Hace años las empresas tenían que comprar servidores físicos y eran las responsables de su mantenimiento, de adaptar el habitáculo donde se aloja, crear planes de recuperación de la información y, por tanto, de los altos costes que todo ello requería, para que solo se pudiera acceder desde la misma oficina. Tener almacenados los archivos en la nube otorga libertad para acceder a la información en todo momento y desde cualquier lugar, de manera sencilla y sin requerir de muchos conocimientos técnicos.

Tendencias del trabajo en la nube

La tendencia de las empresas a apostar por la nube va en aumento, ya que las plataformas han ido evolucionando continuamente y ofrecen una serie de ventajas totalmente asequibles para pequeñas y medianas empresas sin recursos para invertir en el desarrollo de un servidor físico:

● Muchos servicios por un bajo coste. Un ejemplo es office 365, que incluye servidor Exchange, Onedrive, Teams y otras herramientas de office. Además, ofrece mucho espacio para almacenar información y correos sin preocuparte del mantenimiento de las máquinas, discos, espacio, tecnología, etc.

● Herramientas como Azure, Office 365 o Amazon Cloud, han revolucionado la manera de trabajar, acceder y gestionar la información. Al estar toda la información almacenada en la nube, los equipos como ordenadores, tablets o móviles, permiten tener la información a mano en cualquier lugar (siempre que se disponga de internet) y no requieren de un espacio adicional para su almacenaje, permitiendo que sean más ágiles o su uso en dispositivos más limitados.

● Los empleados y empleadas tienen fácil acceso a la información dónde y cuándo la necesiten, manteniendo la seguridad y sin preocupaciones, ya que hay un equipo de profesionales dedicado exclusivamente al resto de funciones, liberando a la empresa de asumir ciertas tareas y costes.

En el caso de las empresas que no están en la nube hoy en día, es importante que conozcan el lugar exacto donde está ubicado físicamente el servidor y conocer sus políticas. Las leyes en Europa y América, por ejemplo, son totalmente diferentes respecto a privacidad y tratamiento de datos. También es muy importante tener un plan de emergencias ya que, ante una crisis de ciberseguridad, la responsabilidad de los datos almacenados, de que existan copias de seguridad, servicios establecidos o recuperaciones de la información, es de la empresa.

Trasladar el espacio de trabajo a la nube, por tanto, ofrece a empresas y empleados/as múltiples beneficios y ventajas en el día a día de su actividad, y más ahora que el trabajo en remoto ha llegado para quedarse en muchos casos, por lo que empleados y empleadas deben tener fácil acceso a los documentos recurrentes de la empresa de manera fácil y rápida, estén donde estén.

En Grup Montaner habilitamos desde el inicio de la pandemia que empleados/as tuvieran a su disposición no solo los equipos informáticos corporativos necesarios para garantizar la actividad diaria de cada departamento, sino que, además, ayudamos a que todos/as los/as que trabajaban en remoto tuvieran acceso al servidor desde sus ordenadores.