desarrollo-del-talento

En 2019 lanzamos Impulso, un programa que tiene como objetivo motivar el desarrollo del talento de Grup Montaner. Nuestra misión es ofrecer oportunidades de éxito para personas y empresas y con Impulso hemos querido fomentar que así sea empezando desde dentro.

Se trata de una herramienta creada y diseñada especialmente para el autodesarrollo de las personas que formamos el equipo de Estructura del grupo. La clave del programa y lo que lo hace tan especial es que se empodera a la propia persona a liderar su desarrollo. Ella decide qué quiere desarrollar, se la empodera para que Impulse su talento. El rol del responsable y la empresa es facilitar y acompañarle en el proceso.

Tras una autoevaluación personal, realizada con un test competencial de 53 preguntas, cada empleado/a puede elegir si mejorar para ser excelente en una competencia, o mejorar una competencia que tiene poco desarrollada. Cada participante decide sus propios Impulsos (retos).

Antes solían ser los/as responsables quiénes identificaban áreas de mejora y proponían cómo trabajarlas marcando un calendario y acciones concretas. Este es el primer programa que se pone en manos de la persona para que sea ella misma, con ayuda de su responsable si la precisa, quien pueda ir evolucionando y marcándose objetivos. Es el empleado/a quién decide qué acciones o retos quiere ir consiguiendo.

¿De dónde nace la idea de crear este programa de desarrollo del talento?

Diseñamos el Programa Impulso en sustitución al programa de evaluación anual. El año pasado revisamos y analizamos nuestro plan de desarrollo interno y decidimos que no queríamos evaluar a nuestros trabajadores/as, sino que nuestro objetivo era impulsar su talento. En coherencia con nuestra misión «oportunidades de éxito para personas y empresas» y con nuestros 5 valores corporativos (Superación, Efectividad Sostenible, Calidad, Integridad y Disfrutar), diseñamos este programa que lleva por nombre su principal objetivo: Impulso.

Con este programa de desarrollo del talento rompemos esquemas tradicionales de evaluación del desempeño y convertimos a la propia persona en líder y propietaria de su programa. De hecho, es un programa que ha sido diseñado y contrastando en todo momento con los empleados/as y se ha dejado total libertad en la definición de sus retos. Pero, siempre dentro de nuestra misión y valores.

Además, pensamos en los aspectos positivos que podía generar un programa así. Por un lado, los beneficios para las personas suponen un aporte en la mejora del bienestar y confianza, así como la posibilidad de desarrollar sus habilidades de autoliderazgo. Por otro, para Grup Montaner, el principal beneficio es poder cumplir nuestra misión al asegurarnos que todos nuestros trabajadores/as tienen oportunidades de éxito.

¿Cómo lo implementamos?

Supuso un cambio cultural importante para todos, especialmente para los responsables, acostumbrados a ser ellos quienes evaluaban y fijaban los objetivos de sus equipos.

Realizamos una serie de sesiones formativas específicas y de acompañamiento sobre el programa que empezaron con mi participación y la del Comité, y se fueron promoviendo e implicando al resto de las personas de la compañía.

También contamos con una plataforma online específica que acompaña y evalúa todo el proceso. En ella se fijan los Impulsos (objetivos), el periodo de tiempo en el que se quieren conseguir y se genera un plan de acción individual para poder conseguirlos.

El programa y la plataforma siguen 3 fases:

  1. Detectar: autoevaluación para averiguar áreas de mejora
  2. Decidir: análisis de resultados y decisión de qué Impulsos se quieren realizar
  3. Mejorar: definición del plan de acción, introducir las acciones y seguimiento para ir consiguiendo los Impulsos marcados

¿Cuáles han sido los objetivos de esta experiencia?

Como objetivo principal tiene desarrollar el talento interno de la compañía, cada uno a su ritmo, según sus necesidades y prioridades de mejora y con acompañamiento de los responsables para ayudarle a conseguir el éxito que desea.

También quisimos mejorar el diálogo entre trabajadores/as y sus responsables directos, así como conseguir retener e impulsar el talento de Grup Montaner. y que siga evolucionando dentro de la empresa.

Además, tanto Dirección General como el Comité participaron en el diseño del programa (se hizo una prueba piloto inicial con el Comité) y posteriormente de forma directa prepararon sus propios impulsos de mejora y actuaron en su rol de responsables para seguir y animar a sus equipos a realizar sus impulsos.

¿Qué resultados se han conseguido?

En cuanto al grado de participación, el 100% de los participantes han evaluado sus competencias y decidido los impulsos que querían realizar. En total se fijaron 119 impulsos (objetivos individuales de mejora), de los cuales a 31 de diciembre de 2019 se lograron el 100% de 48 objetivos.

A nivel interno, quisimos celebrarlo creando la ‘pulsera IMPULSO’ que se le regaló a los que consiguieron el Impulso que se habían marcado. La pulsera, junto con el reconocimiento público de todos los compañeros y responsables, se entregó durante la cena anual de empresa.

Contribuir al desarrollo del talento de nuestros equipos forma parte de nuestra misión, y es por esto que cada año iremos haciendo mejoras del programa para conseguir que el 100 % de los impulsos que se fijen sean un éxito.

En Grup Montaner nos sentimos orgullosos de habernos atrevido a desarrollar un programa único, que pone al centro a las personas de forma clara y contundente, para convertirlas en las lideres de sus propio talento.

Ayudarlas a Impulsar sus talentos es impulsar oportunidades de éxito, nuestra razón de ser.