Seguridad y Salud

La pandemia del Covid-19 está poniendo a prueba a las empresas y sus estrategias de seguridad y salud en el trabajo. Como grupo de servicios para empresas, pero que sitúa a las personas en el centro, el ‘riesgo 0’ y ‘las personas en el centro’ marcan nuestros planes de acción anual. En este sentido, 2020, a pesar de todo, ha sido un año de celebración en Grup Montaner al haber logrado reducir casi un 30% los accidentes de trabajo (ATs) respecto al año anterior, y un 55,2% desde los últimos tres años. Además, nos hemos certificado como Área Segura de Covid.

Pero todos estos éxitos son fruto de un plan de acción que aterriza en cada empleado/a y centro de trabajo. Sin la visión capilar que tiene nuestro equipo de Seguridad y Salud en cada centro, sería imposible. De hecho, hoy queremos explicarte uno de esos casos de éxito que han sido fundamentales para la consecución de estos buenos datos.

Dentro de nuestras líneas de negocio de trabajo temporal y outsourcing, el sector de la alimentación es de los que más peso tiene. Un sector clave en estos meses, por su primera necesidad. El sector de la alimentación es muy amplio, por ello hoy nos centraremos en la actividad de la industria cárnica y el caso de éxito de uno de nuestros clientes de dicho sector.

 

Afrontando la prevención de riesgos laborales en la industria cárnica

El reto planteado por el cliente y acordado con Grup Montaner: “reducir los accidentes y sobre todo las malas praxis que podrían derivar en accidentes”. 

El punto de partida pasaba por la necesidad de incorporar un técnico en PRL para supervisar la actividad en planta, garantizando así la formación presencial de todo el personal y la labor preventiva del “deber in vigilando”, entre otras acciones. Para conseguir ese reto, además, debíamos revisar la contribución y motivación de los perfiles de coordinación, entender sus frenos y barreras al cambio, para poder ayudarles a implantar el nuevo método de supervisión de la Seguridad y Salud en la planta productiva.

El plan de acción comenzó por algunos puntos básicos como conocer realmente la operativa que se desarrollaba en el centro, conocer los procesos y las personas y buscar las mejores capacidades individuales para adaptarlas a cada puesto, dando la formación y la información necesaria para hacerlo (independientemente de la poca o mucha cualificación de los equipos, la formación y la información son imprescindibles en cualquier operativa que queramos implantar y ejecutar).

El gran éxito y el resultado positivo de esta experiencia ha sido escoger y captar el talento humano que existía en el centro y darle la oportunidad de crecer: desarrollando su capacidad de trabajo y aportando al servicio una mejora continua. Para conseguir una efectiva prevención de riesgos, se ha tenido que actuar también en el liderazgo que este equipo estaba recibiendo, para poder abrirles un camino que les permitiese crecer.

 

Los resultados de  mejorar la salud y la seguridad 

Gracias a este plan, algunos de los resultados han sido:

  • Mejora de la calidad del servicio que prestamos desde Grup Montaner al cliente.
  • Mejora continua en los procesos, aportando ideas continuamente al cliente.
  • Trabajo en equipo, se han unido las distintas salas de producción bajo un único liderazgo, optimizando los recursos y participando todos/as de los objetivos comunes. 
  • Anticipación. Disponemos de personal formado e informado, preparado para entrar al centro en cualquier momento (bolsa real y cualificada de candidatos diseñada para nuestro cliente).
  • Reubicación del personal según sus aptitudes: buscamos el lugar donde cada persona puede dar lo mejor de sí. Mirada apreciativa del empleado/a.
  • Hacemos pensar a las personas para que entiendan los procesos y dispongan de las herramientas necesarias para el desempeño de su trabajo: no solo se dan órdenes, sino pautas de trabajo, modificando continuamente la manera de trabajar, acorde a uno de nuestros valores de grupo como es el de Superación.
  • La gente viene a trabajar con actitud positiva, se sienten partícipes del proyecto y creen en el equipo y el trabajo conjunto. En línea con otro de nuestros valores de grupo: Diversión.
  • Reducción de la accidentabilidad en el centro a un 5%, las personas han comprendido que lo importante son las personas, y que desde el área de Seguridad trabajamos por su salud (cultura preventiva).

Un cambio que se ha visto reflejado en datos, en métodos y procesos, pero también en el ambiente y motivación de nuestros equipos y del propio cliente. Un éxito compartido, sin duda, que nos convierte en ‘partner’ de nuestros clientes.